Escoger el vino ideal es cuestión de armonía

Escoger el vino ideal es cuestión de armonía

Cuando de vinos se trata, el maridaje es clave para potenciar su cuerpo, su aroma, su sabor. Pero, ¿qué es maridaje? Se trata de un proceso para juntar o casar alimentos con un vino, cuya natural combinación realce los sabores y mejore la experiencia gastronómica. El vino correcto hace que la comida sepa aún mejor: los sabores combinados mejoran la potencia de un plato.

El maridaje es una experiencia que supera a las elegantes comidas gourmet: puede ser una vivencia cotidiana. Total, en la actualidad, comer ya no es un mero acto de supervivencia sino una expresión artística y de placer. Además, cuando cuentas con un asistente virtual como Bixby, cocinar y maridar tus comidas es una actividad divertida.

 

A maridar tus comidas como un experto

En el maridaje, lo más importante es la armonía, esa conexión especial y casi inexplicable de una comida con otra. Y aunque pueda parecer mágico, combinar los alimentos con un vino depende de un proceso que, aunque sencillo, requiere de práctica para que lo domines.

Los expertos de Concha y Toro han sugerido algunos consejos básicos para elegir el vino correcto para potenciar cualquier receta. Destapa esa botella especial, pídele a Bixby unas recetas y ¡manos a la obra!

 

  1. Piensa en el vino y la comida como un conjunto: encuentra la armonía entre la comida y el vino. Por ejemplo, explora los aromas. Existen vinos con aromas a vainilla y chocolate, otros con perfumes mucho más destacados a madera. Usa una copa ancha y tómate tu tiempo para descubrir su olor.

 

  1. Conoce los aromas y sabores del vino: cada vid y, por tanto, cada vino, ofrece perfiles aromáticos distintos, incluso según su origen geográfico. Un merlot argentino tendrá características diferenciadoras frente a uno chileno. Pero aquí te dejamos las claves generales de algunas de las variedades más frecuentes:

 

  • Cabernet Sauvingnon: aroma a cerezas y ciruelas con un toque amaderado.
  • Merlot: más frutal, con aromas a fresas, frambuesas y ciruelas.
  • Syrah: aroma floral y ligero, de violetas y moras, con toques herbales. Busca el toque del laurel y la aceituna.
  • Chardonnay: aromas de manzana, pera y limón. Descubre también olores a frutos secos.
  • Sauvignon Blanc: detecta aromas a melón, duraznos e incluso plátano.

 

  1. Ten cuidado con los postres: el dulce oculta las notas frutales y el cuerpo de un vino. Si vas a ofrecer postre, procura que el vino sea más dulce que el plato.

 

  1. Las comidas picantes tienen su truco: si vas a servir chino o mexicano, comidas muy condimentadas, elige un vino que sepa mejor con el calor que el picante genera. Los cabernet sauvignon son buenos acompañantes.

 

  1. Toma en cuenta la acidez de la comida y el vino: las comidas ácidas reducirán la acidez del vino, pero potenciará sus notas frutales y su dulzor. Un vino ácido, como un espumante, también ayuda a cortar la sensación grasosa de ciertas comidas. Los expertos de Concha y Toro lo recomiendan al comer, por ejemplo, un pescado apanado.

 

Ahora que ya conoces algunos secretos del maridaje, es hora de preparar algo rico para la comida y destapar el vino perfecto. Cuando tengas tu plato listo, múestraselo al mundo con la foto perfecta. Activa el Modo ‘Food’ de la cámara, pon tu plato y su copa de vino en el foco y deja que el Galaxy S9 haga lo suyo. ¡Buen provecho!

Comentarios


Suscríbete

Entérate de más notas de actualidad Every Day Galaxy